Europarlamentari intervengono sui fatti di Iguala

Durante i lavori della commissione mista UE-Messico, alcuni eurodeputati si sono detti ‘scioccati’ dal numero di sparizioni nel Paese, e hanno messo in dubbio la versione del governo messicano sul caso Ayotzinapa.

Da un lato i familiari dei più di 23 mila desaparecidos, delle 130 mila persone uccise dalla violenza della criminalità organizzata e della corruzione, i 20 mila migranti sequestrati ogni anno. Dall’altro il governo, gli ambasciatori e tanti, troppi parlamentari che pensano che mettendo la polvere sotto il tappeto si cancellino i problemi. Questo accade in Messico da ormai dieci anni. E la comunità politica internazionale solo a guardare o quasi

Ieri, però, qualcosa è cambiato in occasione della missione della delegazione del Parlamento europeo in Messico.

Pina Picierno ha denunciato a chiare lettere nel congresso messicano che l’Europa non può tollerare più l’impunità, le desapariciones forzadas, la corruzione, le violazioni ai diritti umani. I Senatori messicani hanno reagito offesi, usando argomenti deboli e smentiti dai fatti, tanto che Giulia Moi e Ska Keller hanno ribadito che le versioni ufficiali sono smentite da esperti internazionali, dai familiari delle vittime e dalle tante persone oneste che protestano da anni.

Abbiamo chiesto a lungo una posizione dei nostri eurodeputati. Ora è arrivato, ne siamo grati, ma adesso è il momento di uno scatto in avanti, non si spengano più i riflettori su quanto accade in Messico.

Seguono alcuni articoli (in spagnolo) ripresi dalla stampa messicana.

 

Un articolo su Reforma:

Atrae caso Iguala atención de la UE

unnamedBRUSELAS.- El 5 de febrero pasado, la subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo abrió sus puertas a Bernabé Abraján Gaspar y a Hilda Antonia Legideño, padres de dos de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, quienes fueron invitados por los partidos Verde e Izquierda Unida.

Los legisladores europeos se pronunciaron por que continuaran las investigaciones del caso, pero no todos condenaron el actuar del Gobierno federal. De hecho, la mayoría reconoció la voluntad de aclarar los hechos por parte de las autoridades y advirtió avances en las indagatorias.

“La Fiscalía (PGR) ha reconocido la versión más horrible que cabe reconocer para un gobierno: que la policía municipal de Iguala, las policías, les secuestraron, por órdenes de una autoridad política, y que los mataron. Ha dado una versión de los hechos que compromete particularmente a su gobierno”, expuso el socialista español Ramón Jáuregui.

El también español Javier Couso, de Izquierda Unida, advirtió que en el Parlamento imperaba una doble moral. Al finalizar la sesión, dio algunas declaraciones a la prensa, en las que calificó a México como uno de los “niños mimados” de la Unión Europea (UE), junto con Colombia e Israel.

“Cuando no les queda más remedio, (los partidos mayoritarios del Parlamento) tienen que condenar los actos de violencia, pero luego, inmediatamente, exculpan a su niño mimado”, expresó.

Los acontecimientos del 26 y 27 de septiembre en Iguala generaron múltiples contactos entre funcionarios de la UE y sus contrapartes mexicanas.

En plena negociación para la modernización del acuerdo global que rige la relación bilateral, ocurrió la desaparición de los 43 normalistas, que derivó en una condena oficial por parte de la UE -en que se reconoció la voluntad del Gobierno federal para investigar- mientras que a nivel privado se intensificaron las llamadas.

Sin embargo, y pese pese a que la política exterior del bloque europeo tiene como pilares fundamentales la promoción de los derechos humanos y en el respeto al Estado de Derecho, aseguraron fuentes de la UE, la actualización del acuerdo global nunca estuvo en juego.

Aún con los retos que enfrenta México en materia de seguridad y justicia, desde 2008 es reconocido por la UE como uno de sus diez socios estratégicos en el mundo.

De hecho, en Bruselas se percibe mayor apertura por parte del Gobierno mexicano para dialogar sobre asuntos de derechos humanos bajo la administración de Enrique Peña Nieto, que la que había durante la administración de Felipe Calderón.

Las autoridades de México y la UE sostienen de manera periódica diálogos en materia de derechos humanos. El próximo se llevará a cabo los días 16 y 17 de abril en la Ciudad de México, y contempla un foro en que participarán organizaciones de la sociedad civil, tanto mexicanas como europeas.

Pese a que México es considerado un socio serio y clave, a Europa le preocupa que persista la impunidad, la infiltración del crimen organizado en las corporaciones de seguridad y la falta de medidas ejemplares contra la corrupción.

En ese sentido, los europeos reconocen una diferencia entre el Gobierno de Peña Nieto y el de Dilma Rousseff, en Brasil, quien ha cesado a al menos 6 altos funcionarios por escándalos de corrupción, cuando en México no ha caído uno solo.

 

Altri articoli dalla stampa messicana:

Like This Post? Share It